Utilizamos cookies (propias y de terceros como p. ej. Google Analytics.) para facilitarle el uso de nuestras páginas web y poder adaptar mejor nuestra oferta a sus intereses. Al seguir utilizando nuestras páginas web se fijan únicamente las cookies técnicamente necesarias, al aceptar se fijan todas las cookies (también las cookies para marketing). Su autorización es libre y puede ser retirada en cualquier momento con carácter a futuro.

Encuentra informaciones adicionales en nuestra declaración de protección de datos.

Acceptar

Información de prensa

De la alfalfa al trigo sin interrupciones

La última edición de Experiencia se realizó en Sunchales y concentró las últimas tecnologías para la confección de forrajes y cosecha.

“Hay que tratar de realizar el corte de alfalfa en el momento oportuno, no superando el 10% de floración, pero fundamentalmente viendo que el estado de rebrote no tenga más de 5 centímetros. Así no se afecta la producción de los siguientes cortes y a su vez se aprovecha buena parte de los nutrientes”, recomendó Federico Sánchez, del INTA Manfredi, la semana pasada en la jornada Experiencia Forrajera y En Cosecha organizada por CLAAS Argentina en Sunchales, Santa Fe. El dato se lo dio a unas 300 personas que se dieron cita en la primera parada del encuentro, al lado de dos lotes de alfalfa sembrados con las variedades Ruano y Mecha de KWS. La primera, un Grupo 10 de alto potencial de rendimiento, ideal para hacer rollos, fardos o megafardos, y la otra un Grupo 9 también de alta producción.

Sánchez también propuso cortar el forraje realizando un pre-oreo para perder entre 15 y 20 puntos de humedad y poder ensilar con 40% de materia seca. Además aconsejó la incorporación de cultivos de invierno, que son una excelente fuente de fibra y encajan muy bien en las rotaciones de cultivos.

Los consejos y conocimientos teóricos fueron seguidos por el desfile de dinámicas de maquinaria. La jornada fue elegida por Mainero para presentar por primera vez en el campo su Segadora 6071, y lo hizo acompañada de otro nuevo producto: la rotoenfardadora 5887. “La segadora es una novedad total en el mercado”, afirmó Marcos Formica, del área de asistencia técnica y desarrollo de la compañía. Su lanza pivotante de tiro central le permite desplazarse a la izquierda y derecha del tractor en las cabeceras, lo que genera un corte más de frente y mucho más versátil. Además, posee un sistema de acople a la barra de tiro “Gyrodine” que le otorga más maniobrabilidad y movilidad.

En tanto, la rotoenfardadora que obtuvo recientemente el premio Ternium Expoagro por su atador de red, posee un sistema de alimentación que no requiere de mandos y elimina los potenciales efectos negativos por acumulación de material en la cámara de compactación.

La segadora de Mainero surcó el campo de Sunchales acompañada de la segadora DISCO 1100 RC de CLAAS, que recientemente entró al libro Guinness por batir la marca mundial de corte alfalfa (140 hectáreas de alfalfa en apenas 8 horas). Los tres cuerpos de esta máquina fueron tirados por el AXION 930, un tractor equipado con la caja de cambios CMATIC de transmisión continua y que opera con mando multifuncional CMOTION y pantalla táctil CEBIS. Un equipo de alta gama y potencia que cautivó al público.

El paso a paso en la confección de alimento forrajero continuó con la demostración práctica del rastrillo giroscópico LINER 3500 de CLAAS, de gran capacidad de trabajo gracias a sus brazos telescópicos que permiten un ancho de labor de 9,90 a 12,50 metros en una sola pasada; la megaenfardadora QUADRANT 3200 RF, que logra realizar un heno de alta calidad y con excelente capacidad; y la picadora JAGUAR 940 (línea 498) provista de un tambor V-MAX de 24 cuchillas.

Pero no son los únicos fierros que se pudieron ver en la primera parada a campo. Allí también rodaron los acoplados Fontanini, de 40 metros cúbicos y 7,5 metros de largo, especiales para trabajos forzados e intensivos; y la embolsadora de forrajes Richiger R10-230D, para bolsas de 9 y 10 pies.

Maíz

De la alfalfa, los productores, técnicos y contratistas pasaron al maíz. Allí, a la vera de ensayos de KWS con 7 híbridos entre los que se destacaba el KM 3927 con tecnología Viptera, Mauricio Acosta, de Agroservice KWS, recomendó realizar un exhaustivo monitoreo para controlar orugas cortadoras, gusanos blancos, barrenador del tallo, oruga de la espiga y cogollero (spodóptera) en maíz. Aconsejó tomar como base 50 plantas seguidas dentro de un mismo surco y realizar un mínimo de 2 a 3 mediciones en lotes de 20 a 50 hectáreas.

En cuanto al control de malezas, Acosta remarcó que el momento de aplicación de los herbicidas lo define el estado fenológico de la maleza y la mayoría de las veces es lo que determina la eficiencia de la aplicación. En ese sentido, recordó que el período crítico es desde la siembra hasta la sexta hoja como promedio (alrededor de 30 días desde emergencia). Excepto en gramíneas, donde se reduce a la 4ta hoja.

Como complemento, Gustavo Saldaña, de BASF, se refirió a OnDuty Plus, el herbicida para maíz Clearfield que “incorpora la innovadora molécula herbicida Kixor. La combinación en los modos de acción de las moléculas disminuye los riesgos de resistencia a las malezas y otorga un amplio espectro de control”, detalló.

En este espacio también Oscar Zen, de la Universidad Nacional del Litoral, resaltó la importancia de una nutrición estratégica de los suelos para lograr una mayor productividad. “Nuestra obsesión debe ser favorecer la formación de poros, y para eso necesitamos de mayor materia orgánica”, explicó el ingeniero agrónomo.

Para ello, concordó con Federico Sánchez en que es vital la integración de cultivos de servicio y no dejar nunca el suelo desnudo, sino entremezclar material. En tanto, para la fertilización química, se mostraron las bondades de la fertilizadora autopropulsada Jacto Uniport 5030. “Es una máquina que aplica con mucha precisión el fertilizante sólido. Posee un sistema automático que regula el punto de caída para la distribución, la cinta y el formato de las paletas. Esto trae muchos beneficios porque da mucha facilidad en la regulación, calidad y uniformidad de la aplicación”, señaló Fernando Herrero, representante comercial de Jacto.

Trigo

Y el encuentro de Sunchales terminó con un show de cosecha de trigo. Mientras Federico Sánchez alertó que se están registrando niveles de pérdida superiores a los 115 kilos por hectárea y lo aconsejable es no superar los 80, una cosechadora LEXION 780 equipada con plataforma Draper HERA de 42 pies, acompañada de una TUCANO 560 con cabezal Draper HERA de 32 pies, ambas montadas sobre orugas de goma inteligentes TERRA TRAC, cosecharon un lote de trigo de alta producción. Allí estaba la tolva de Cestari STF TRACK recogiendo el cereal para ser embolsado por una Richiger R-1090 (para bolsas de 10 pies y hasta 150 metros) en silobolsas de Plastar.

“Hace 8 años que estamos haciendo estas demostraciones a campo. Se trata de una exposición muy dinámica donde trabajan muchas compañías, en equipo y con gran convencimiento”, dijo Reynaldo Postacchini, vicepresidente de CLAAS Argentina.