Utilizamos cookies (propias y de terceros como p. ej. Google Analytics.) para facilitarle el uso de nuestras páginas web y poder adaptar mejor nuestra oferta a sus intereses. Al seguir utilizando nuestras páginas web se fijan únicamente las cookies técnicamente necesarias, al aceptar se fijan todas las cookies (también las cookies para marketing). Su autorización es libre y puede ser retirada en cualquier momento con carácter a futuro.

Encuentra informaciones adicionales en nuestra declaración de protección de datos.

Aceptar

Información de prensa

Todo el proceso productivo de la alfalfa y el maíz en una jornada a campo.

En la localidad cordobesa de Oncativo, CLAAS Argentina llevó a cabo una nueva edición de “Experiencia Forrajera y en Cosecha”. Hubo disertaciones y dinámicas de maquinaria.

Las claves para la producción de alfalfa y maíz, las perspectivas climáticas y hasta una charla motivacional para atravesar momentos de crisis fueron los ejes por donde giró una nueva edición de “Experiencia Forrajera y en Cosecha” que tuvo lugar en el Campo Experimental de CLAAS Argentina en la localidad cordobesa de Oncativo.

La primera parada a campo puso el foco en la alfalfa, cultivo con el que la Argentina logró aumentar exponencialmente su participación en el mercado mundial, pasando de 4.200 a 45.000 toneladas exportadas en la última década. Gastón Urrets Zavalía, del INTA Manfredi, remarcó la gran oportunidad que se presenta a nivel global. “La demanda de heno alcanza las 8.491.000 toneladas y se ha experimentado un crecimiento notable. En los últimos 10 años se  incrementó un 50% la demanda y un 95% su precio. La Argentina representa el 1% de ese total, pero es el país que más posibilidades tiene de incrementar esa oferta”, detalló. El especialista indicó que Arabia Saudita, Emiratos Árabes y Jordania son los principales destinos. Mientras que los países exportadores más importantes son Estados Unidos y España, seguidos por China.

Entre los desafíos que existen por delante, Urrets Zavalía puso el foco en la calidad del heno: “Se requiere un 18% mínimo de proteína, cuando la Argentina tiene un promedio del 15%. El porcentaje de humedad es otro punto crítico para la producción argentina, que tiene un 12%. El trabajo que se hace con el rastrillo es fundamental para bajar la humedad”. Según el especialista, hay que cambiar el chip para poder exportar. “Cada vez hay una movida más firme para que estemos a la altura de las circunstancias y pasemos a ser un jugador importante. Ya hay una Cámara Argentina de Alfalfa que publica precios de referencia”, concluyó.

Las dinámicas se llevaron a cabo sobre Mecha, la alfalfa Grupo 9 de KWS. Gastón Añez, de la semillera, dijo que es ideal para sistemas intensivos y posee un excelente perfil sanitario.  Alcanza una elevada productividad, de entre 2800 y 3000 kilos de materia seca por corte.

Entre las maquinarias que se vieron en acción en Oncativo estuvo el tractor AXION 930 de CLAAS, con la segadora DISCO de tres cuerpos: uno delantero (Disco 3600 FRC) y dos traseros (Disco 1100 RC). La gran ventaja de este equipo es el ancho de corte de 10,70 metros que permite duplicar en cada pasada la capacidad de trabajo respecto a cualquier segadora autopropulsada. Supera las 15 hectáreas por hora de corte y disminuye en un litro por hectárea el consumo de combustible al transitar menos cantidad de veces en el lote para efectuar la tarea. La alta capacidad de trabajo está acompañada de una excelente calidad de corte. Esto se debe a que el equipo cuenta con un sistema de cambio rápido de cuchillas sin tornillos que permite conservar fácilmente el filo, además de un sistema de acondicionadores de goma que aceleran la tasa de secado de los tallos.

De la misma dinámica participó la segadora Mainero 6071 con acondicionador, que se destaca por su maniobrabilidad y diseño de tiro central. Detrás de las segadoras, la escena fue del rastrillo giroscópico LINER 3600 de CLAAS, de andana central, con un rango de 9,90 a 12,50 metros en una sola pasada. Sus cuatro giróscopos evitan el rozamiento de las horquillas con la tierra y es ideal para confeccionar silos de alfalfa y megafardos. A continuación, el mezclador horizontal Mainero 2932 se encargó de procesar rollos.   

A continuación, Luciano Casal  de Jacto se refirió a las ventajas y características de la pulverizadora Uniport 3000. “Posee una trocha variable de 2,60 a 3,15 metros y bomba de pistón con larga vida útil que permite trabajar con altas y bajas presiones. Cuenta con un agitador mecánico”, describió.

Pablo Ferradas se explayó sobre la fertilizadora Uniport 5030, con un ancho de labor de hasta 50 metros. “Su chasis remachado y abulonado tiene un bajo peso y flexibilidad. Se adapta a cualquier condición de terreno con un control de tracción independiente en cada rueda. Mayor vida útil del motor y bajo consumo de combustible, de 350 centímetros en campo plano”, comentó. A su vez, remarcó que el control de dosis es hecho automáticamente por medio de la rotación de la banda transportadora y de la apertura de las compuertas dosificadoras dobles,  de acuerdo a la velocidad de trabajo y de la franja de aplicación. La precisión en la aplicación evita desperdicios por sobredosificación o subdosificación.

Manejo de maíz, de punta a punta

En la parada de maíz,  Oscar Zen, de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), recordó que “los humanos podemos estar 43 días sin comer, pero apenas 5 sin beber y no más de 2 minutos sin respirar. A las plantas les sucede algo parecido. Hay que priorizar el agua y el oxígeno. La calidad del suelo depende de éstos y a su vez posibilita el aprovechamiento de los nutrientes”.

“Debemos favorecer la formación de poros en el suelo. La compactación del suelo provoca una menor cantidad de agua, de microorganismos y de fósforo. Hay que mirar el suelo con ojos de raíz”, dijo y se refirió a la importancia de introducir al sistema cultivos de servicio como vicia y avena que, entre otras cosas, ayudan a prevenir el esparcimiento de las malezas. También mencionó la importancia de la fertilización química de los suelos. “Hoy el fósforo y el nitrógeno están en baja.  Además, cada vez hay una mayor deficiencia de zinc en todo el país”, contextualizó.

Alejandro Ponso, de Agroservice KWS, habló del trabajo que desde la empresa realizan en busca de optimizar los rindes en maíz. “Junto al ingeniero Roberto de Rossi de la Universidad Católica de Córdoba, evaluamos tizón, roya, mancha blanca y cercóspora, la cual este año fue bastante intensa en la zona de Jesús María. Desde hace 5 años estamos haciendo evaluaciones para conocer la tolerancia de todos nuestros híbridos y cuáles son sus respuestas ante la aplicación de fungicidas”, dijo y detalló las tecnologías disponibles para control de malezas: Full, LCL y HR.  “Buscamos que los productores hagan un uso específico para evitar resistencias gracias a la rotación de principios activos y tener varias alternativas de control en caso de que aparezcan”, afirmó.

Valentín Navarro, de BASF, se centró en la problemática de malezas en la provincia de Córdoba. “Hay una clara expansión de las gramíneas anuales, sobre todo de Eleusine y Clorídeas, con 3 millones de hectáreas cada una. En cuanto a malezas de hoja ancha, tenemos  la problemática de Yuyo colorado (Amaranthus)”. Para éstas, destacó los herbicidas Zidua (para gramíneas y malezas de hoja ancha en pre siembra de soja, maní y maíz), Convey (post-emergente de gramíneas anuales en maíz y caña de azúcar) y Herbadox (para combatir malezas de hoja ancha en ajo, cebolla y arroz entre otros).

En la dinámica de picado de maíz la protagonista fue la JAGUAR 960, con cabezal ORBIS 750, que demostró cómo se puede picar maíz maduro con alto porcentaje de materia seca. Esto es posible gracias a una nueva generación de crackers denominada SHREDLAGE que permiten el procesado de los granos de maíz aún en cultivos con estado de madurez superiores al 45% de materia seca.

La JAGUAR descargó el picado en forma automática a través del sistema AUTO FILL, que tiene como objetivo reducir al máximo las pérdidas de material proveniente de la jirafa de la picadora. La herramienta se basa en una cámara 3D ubicada en la jirafa que junto a sensores laser detecta automáticamente el borde de la batea, en este caso, de la caja compactadora Akron CC3840 que participó de la dinámica.

La demostración se completó con la entrega del maíz picado a la embolsadora de forraje Richiger R10-230 D, que fue depositado en el silo bolsa de Plastar de 10 pies y 100 metros de largo.

Luego, pudo verse una dinámica de henificación de la mano de Mainero, con sus rotoenfardadoras 5832 y la nueva 5887, junto a la mega enfardadora QUADRANT 3200 RF de CLAAS. 

Más tarde, el encargado de agricultura de precisión de CLAAS, José Suñé, se refirió a las ventajas del sistema de telemetría con el que cuentan las máquinas de la firma. “El sistema almacena en un módulo la información del trabajo a campo cada 5 segundos y después de 5 minutos lo vuelca a la página TELEMATIC. Puede medir rendimiento de maíz por hectárea,  hacer análisis de tiempos operativos, los momentos en que estuvo parada la máquina, medir el consumo de combustible y hacer comparativos con otros equipos que estén trabajando en la zona”, describió.

Al cierre, el gerente de producto de CLAAS, Federico Sánchez, presentó la demostración de cosecha sobre maíz KWS, donde pudo verse en acción a la TUCANO 560 con cabezal Mainero de 16 surcos, junto a la LEXION 780 con cabezal Allochis de 20 surcos. “El sistema Terra Trac de la LEXION permite una menor compactación de los suelos. Distribuye bien los pesos y  trabaja de forma concisa. Mientras que el Sistema CEMOS brinda una auto-regulación en forma permanente en la trilla y evita pérdidas”, destacó Sánchez. Durante esta dinámica, la última de la jornada, también pudo verse en acción a la tolva STF 35000L de Cestari, la embolsadora de granos Richiger y el silobolsa de Plastar.

Clima y motivación

En el auditorio, el meteorólogo Leonardo De Benedictis dio su perspectiva climática para el segundo semestre en la región de Oncativo. “La tendencia de que se mantenga el fenómeno Niño se prolonga por todo el año. Tenemos que tratar de ver cómo impacta. Es muy baja la probabilidad de que tengamos un fenómeno Niña. En septiembre todavía no se reactivarían las lluvias, recién en octubre se incrementaría la humedad. Noviembre habrá una importante fluctuación”, detalló.

A su turno, el médico veterinario Ignacio Berengúa dio una charla para no perder la motivación en tiempos de crisis, la misma que le brindó al equipo de River antes de su regreso a primera en 2012. “El 80% del éxito es psicológico, depende de la actitud. El 20% restante es la aptitud. Por eso es importante mantener la mente enfocada en cumplir el objetivo: lo voy a hacer, voy a poder", aconsejó al cierre de la jornada.